Nuestros Vinos

Los vinos de Bodegas Castelar están elaborados con las mejores
uvas de nuestra tierra. Son vinos complejos, con personalidad,
afrutados, con aromas intensos. Poseen taninos elegantes y
están envueltos en una sensación de grata frescura.

Gama Castelar

A mediados de siglo pasado, Antonio Cáceres junto a sus hijos, comienza la construcción de la bodega, dando inicio a una de sus grandes pasiones. Su carácter afable, emprendedor, y su interés por el estudio de la viticultura, lo llevan a colaborar con los viticultores de la zona, trabajando en el sostenimiento de los viñedos y en su mejora de la calidad.

El padre de familia, al que todos llamaban Castelar por su parecido con el renombrado humanista, dejó su huella en la comunidad de viticultores. Ésta aún se mantiene viva en los viñedos y en la marca de la bodega.

Los viñedos con los que se elaboran estos vinos, están situados al noreste de Tierra de Barros. Las variedades que aquí se cultivan son Tempranillo, Cabernet, Sauvignon, Garnacha y Merlot.

    Gama Amante

    La pasión por algo nos lleva a adentrarnos con todos los sentidos en nosotros mismos, en nuestro mundo interior mientras nos deleitamos con lo que ocurre ahí fuera. Descubrir sensaciones y emociones que nos transmiten unos vinos elaborados pensando en nuevas culturas, nuevas tradiciones e incluso en nuevos consumidores, sin olvidar nunca a los más experimentados.

    Amante es toda aquella persona que vive con gran intensidad una afición, un deseo, una ilusión. El cariño, el esmero y la dedicación en la elaboración de unos vinos actuales, frescos, de fácil consumo y de un gran recuerdo es como nace nuestra Gama Amante.

      Oppidum de Fornacis

      Hemos aportado a este vino un carácter artesanal y una esmerada elaboración. Lo hemos convertido en un vino estructurado y complejo que nos traslada al pasado, a las antiguas civilizaciones romanas.

      Este vino está elaborado con nuestros viñedos más antiguos, asentados sobre suelos de fertilidad media y de composición arcillosa. El sistema de conducción es el vaso, con rendimientos medios que no superan los 35 Hectólitros por hectárea.

      Pago de las Monjas

      El Pago de las Monjas es un viñedo de más de 30 años de edad de la variedad Tempranillo, con una producción media aproximada de 25 hectólitros por hectárea. El cultivo se hace siguiendo las pautas de la agricultura ecológica, con la utilización de abonos naturales y exento de tratamientos fitosanitarios.

      El laboreo manual de escasa profundidad, evita la erosión del terreno y limita la producción del cepaje. De aquí la obtención de un vino aromático, frutoso y de calidad natural.

      La recolección de uva se hace de manera manual, al amanecer para evitar la insolación de la fruta y en pequeños contenedores donde se transporta del viñedo a la bodega. En la transformación del vino, se combina la elaboración manual y tradicional con la utilización de asépticos y modernos sistemas enológicos.

      ZUL - Edición Especial

      El azul es el color de la amabilidad, de la simpatía, inspira confianza y su vez nos sugiere la ligereza y brillantez asociada con la fantasía. De este sueño de conseguir un producto fresco, joven y con mucha personalidad, elaboramos este vino de edición limitada buscando nuevas sensaciones, nuevos matices con los que cautivar a los sentidos.

      A través de sus tonos afrutados, suaves y sugerentes tanto para boca, nariz como para la vista, podemos adentrarnos en el rico espectro de aromas, sabores y reminiscencias a los vegetales y brisas mediterráneas que le dan cuerpo.  

      Sueño de Carlos V

      En el año 1556, el emperador decidió retirarse para cumplir uno de sus sueños más deseados, contemplar la extraordinaria belleza natural de Extremadura, donde se ubican los viñedos con los que elaboramos, en su honor, estos grandes vinos. Durante su retiro, Carlos V se dedicó a la vida monástica y a sus dos principales pasiones, la caza y la gastronomía.

       Los viñedos con los que elaboramos nuestros vinos Sueño de Carlos V, están localizados a una altitud entre 400 y 500 m sobre el nivel del mar. Están asentados sobre suelos poco fértiles de composición pizarrosa y con manto de pedrisca. De orografía irregular, conforman parcelas de difrentes propiedades.

      Los sistemas de conducción son el vaso, para los viñedos más viejos y de espaldera para las nuevas variedades. Los vinos Sueño de Carlos V están elaborados con las mejores uvas de las variedades Shiraz, Tempranillo, Merlot, Cabernet Sauvignon y Garnacha.